Unas 60 familias celebran el inicio de los trabajos para contar con energía eléctrica

La Isla Apando se encuentra ubicada aguas debajo de Puerto Pilcomayo, a unos siete kilómetros aproximadamente de ese punto. Hasta el momento, las familias que allí residen no cuentan con el servicio de energía eléctrica y sólo algunos poseen generadores que encienden entre una o dos horas por las noches debido al presupuesto que representa el combustible. Hoy celebran el inicio de los trabajos para la instalación de un generador de grandes dimensiones que brindará suministro a las 60 familias que viven en Apando. Una empresa privada, contratada por el Gobierno provincial, lleva adelante los trabajos.
Fredy Manuel Irala, poblador nacido en Apando, comentó cómo es vivir en la isla. «Tengo 47 años, nací y me crié en la isla. Tengo dos hijos. Vivir acá es sacrificado, pero uno ama el lugar donde nace. No es fácil porque pasamos las inundaciones y las sequías. Vivimos de la chacra porque la tierra es muy linda, y de la pesca, pero hoy está complicado eso por la pronunciada bajante del río», arrancó diciendo.
Durante la entrevista, Irala recalcó la alegría de los isleños porque «vamos a tener energía eléctrica. Ya están trabajando, y lo principal -que es el motor generador- ya está, al igual que la línea principal. Ahora comenzaron con las instalaciones en las casas».
Explicó también que el proyecto no es nuevo pero que la pandemia impidió que el mismo se llevara a cabo hasta ahora. «Contar con energía eléctrica era una gran necesidad, pero por la pandemia no se podía completar este proyecto», consignó para recordar que en su caso particular, como el de la gran mayoría de los isleños, «toda la vida vivimos sin luz».
Actualmente, los pobladores de Isla Apando también padecen la sequía y, según manifestó Irala, «casi no hay agua ni para tomar. La bajante es muy pronunciada y casi llegamos a los niveles de como fue el año antepasado».