La sustracción de motos disminuyó un 50% en la provincia

Desde hace tiempo atrás está en ejecución un esquema preventivo de seguridad urbana en la ciudad, que permite a la Policía contar con un mayor número de efectivos en las calles y una relación de más proximidad hacia los  vecinos.

También se incrementó la cantidad de móviles asignados a las siete zonas en que fue estratégicamente fraccionada esta capital y que entre otras cosas hizo posible la reducción en el robo de motos en la ciudad.

Las estadísticas policiales reflejan una disminución del 50% de ese delito en comparación con el 2019, que fue el año sin restricciones por la pandemia del coronavirus.

Los ilícitos se miden con el mapa del delito hecho por la Policía y se puede afirmar que no hay indicios que haya aumentado la cantidad de robo de motos en la ciudad, sino todo lo contrario. 

Como el parque de motos crece cada vez más en la ciudad, al detectarse ilícitos con la utilización de motocicletas o la sustracción de las mismas,  se realizan  distintas inspecciones en locales de venta de rodados y talleres especializados con el fin de controlar la documentación habilitante.

Los trabajos preventivos en la ciudad y el interior provincial favorecen la detección  de talleres clandestinos que se dedican a reparar motocicletas sin ninguna habilitación de la Municipalidad, como así la presencia de algunos rodados con pedido de secuestro. 

Por otra parte, la Policía ha realizado diversas intervenciones, donde se incluyen allanamientos, identificación de personas, de vehículos, con personas detenidas (involucradas en hechos judiciales) en algunos casos. 

En materia de tránsito vehicular se han labrado actas de infracción por diferentes faltas a la Ley de Tránsito, además de sacar de circulación a conductores alcoholizados, tarea que permite salvar vidas humanas.

Todo ello merced al servicio de patrullaje constante, afectándose la mayor cantidad de efectivos policiales para la tarea preventiva en la ciudad, cumpliendo un rol fundamental en la utilización de herramientas de la prevención.  

Dentro de lo que es el robo de motocicletas, un gran porcentaje se debe al descuido, falta de atención o de preocupación por parte de sus propietarios en virtud de dejarlos estacionados sin medidas de seguridad (candado, traba de manubrio), o directamente con la llave de encendido colocada.

Un dato importante en materia de seguridad pública es que en los diferentes controles que hace la Policía en la vía pública es que más del 70% de las motocicletas circula sin las documentaciones de propiedad, patentes, seguro, etc, prueba de ello es que se cuenta con un total de 3.800 motocicletas en carácter de secuestro estacionado en dependencias policiales, cuyos propietarios no los retiran por falta de papeles que acrediten la propiedad.

Hoy es fundamental la participación de la comunidad para trabajar con la Policía en las estrategias preventivas al delito, siendo considerado como una fortaleza la acción protagónica que tienen los vecinos al comunicar las situaciones raras o extrañas que se les presenta en el sector, en la manzana, en la cuadra o en el barrio donde habitan. 

Este sistema de prevención es una modalidad empleada desde hace un tiempo a esta parte en el territorio provincial, que sin dudas arroja resultados muy favorables en materia de prevención e investigación del delito.