Basterra: “Queremos un Plan Ganadero federal articulado con los Gobiernos provinciales”

Este viernes 25 comenzó el debate con representantes del sector de la carne vacuna para consensuar los lineamientos del Plan Ganadero Nacional impulsado por el Gobierno del presidente Alberto Fernández para elevar la producción a cinco millones de toneladas.

Los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, encabezaron un encuentro virtual con los presidentes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA), miembros del Consejo Agroindustrial, empresarios exportadores, gremios y representantes de frigoríficos.

En declaraciones a la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR), el ministro Basterra explicó que “la Argentina ha tenido una situación muy particular a partir de lo que ha sido un incremento de la demanda externa de carnes en general y de las carnes bovinas en particular”, lo que representa, según apuntó, “una muy buena oportunidad para generar recursos que ingresen a un Estado que ha sido diezmado por la gestión anterior de Mauricio Macri”.

Dijo que durante el mandato macrista, a partir de “empresas sin respaldo genuino, armadas para la especulación financiera”, se generó “una distorsión dentro del mercado”, lo que complejizó “la relación entre los precios del mercado interno y los que se pagan en el exterior”.

Esto produjo una “tensión” que llevó a que el incremento de las exportaciones presionara sobre los precios internos, elucidó el funcionario.

“La realidad es que la carne a nivel de la mesa de los consumidores argentinos aumentó muy por encima de lo que es la inflación general que hemos tenido en estos tiempos de pandemia, incluso prácticamente duplicó el valor de la inflación de los alimentos”, puntualizó.

Ante este panorama, enfatizó que “el Presidente decidió que hagamos un análisis exhaustivo de todas las variables que inciden sobre la formación de los precios de los alimentos y en particular de la carne”.

En esa línea, desde el Gobierno Nacional “se ha abordado la problemática desde diversos aspectos”, señaló el titular de Agricultura, Ganadería y Pesca, siendo el primero que “los argentinos podamos disponer de cortes cárnicos que forman parte de la dieta tanto nutricional como cultural”.

Entre estos se incluyen “todos los tipos de asado, como vacío, costilla y sobre-asado”, al igual que otros como “la pulpa cuadrada que se utiliza para hacer milanesas y también la paleta, usada en estofados”.

De esta manera, resaltó que “se generará una mayor oferta en el mercado interno”, a los fines de que “los precios tiendan a estabilizarse y no continúen en esta alza desmesurada que estaba ocurriendo”.

Diálogo e interacción

A su vez, indicó que a estas disposiciones que regirán hasta el 31 de diciembre de 2021 se le agregará que durante dos meses se rehabilita la exportación del 50% del promedio mensual exportado por los frigoríficos durante el último semestre del año pasado.

“Esta restricción apunta a ser progresivos y paulatinos en el manejo de las variables que hacen a los precios de la carne”, aseveró el ministro Basterra a esta Agencia, acotando que de estabilizarse los mismos, “las exportaciones se van a ir flexibilizando e incrementando”.

Asimismo, de forma complementaria, considerando que Argentina viene teniendo índices estabilizados en términos de rendimientos y producción, con estas nuevas medidas se genera “una potenciación de las acciones del Estado Nacional en materia de promoción de la producción ganadera”.

En esto “es necesaria una articulación con los Gobiernos provinciales y los representantes de los productores en cada uno de los territorios”, acentuó.

“Hemos propuesto generar este espacio de diálogo e interacción para que las medidas que propone el Gobierno Nacional tengan la comprensión e incluso el aporte de los sectores”, significó el ministro de Agricultura.

“Entendemos que es el camino de la construcción y la relación con los interlocutores lo que va a posibilitar avanzar y mejorar los índices de producción de nuestro país y, consecuentemente, generar una mayor oferta para tanto el mercado interno como el externo”, resaltó.

El ejemplo de Formosa

En ese sentido, Basterra puso como ejemplo al modelo que lleva adelante Formosa, donde “la experiencia que propuso el gobernador Gildo Insfrán de interacción con los actores genuinos es la que más resultados da”.

“Basta recordar lo que ha sido la promoción de los remates ganaderos, el abordaje de las emergencias, la lucha contra la aftosa en nuestra provincia o la creación de las cabañas formoseñas, las cuales han sido todas acciones producto de la interacción entre el sector productivo y el Estado”, enumeró.

Luego destacó a esta Agencia la decisión del Presidente de “potenciar estos instrumentos para que podamos mejorar e incrementar nuestros índices de productividad y los volúmenes de producción”.

Si bien no se trata de “un procedimiento sencillo ni inmediato”, aclaró, sostuvo que “va a descomprimir esta situación en la que tenemos una demanda en el mercado externo muy importante que vale la pena aprovecharla, pero también cumplir con la responsabilidad de hacer que en la mesa de los argentinos no falte la carne”.

Adelantó también que en el Plan Ganadero Nacional habrá segmentaciones, por cuanto se deben tener en cuenta los aspectos ambientales. “Cuando uno analiza lo que es la ganadería en la Patagonia, no es lo mismo que en la Pampa Húmeda ni en el norte argentino”, esclareció.

Es así que “las medidas van a ser adaptadas”, ya que el objetivo es que “sea un Plan Ganadero federal con articulación con los Gobiernos provinciales y, a su vez, ver a las provincias por regiones, de forma tal que se compartan experiencias que potencien la acción de los Estados en cada uno de los territorios”, finalizó.