Incorporaron al sistema de salud público 14 camas nuevas exclusivas para la atención por COVID 19

Además, indicaron que entre tres y cuatro pacientes ingresan a la Unidad de Terapia Intensiva por día; y advirtieron que ese número puede aumentar si no se consigue disminuir la curva de contagios.

El médico infectólogo Julián Bibolini, confirmó en una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19 “Dr. Enrique Servián”, que el sistema de salud público de la provincia incorporó 14 camas nuevas exclusivas para pacientes con diagnóstico de COVID 19.

“Ayer anunciamos que había un 83% de ocupación de las camas, porque representaba un total de 118 camas habilitadas hasta ese momento, ahora agregamos 14 más”, confirmó.

Y señaló: “Para ello, se redistribuyó una sala que es hospital de día, que estaba preparado en su tiempo en el Hospital Interdistrital de la Contingencia, se readecuó el área y se agregaron 14 camas más, por lo tanto, ahora aumentamos el número de capacidad”.

De esta manera, las camas disponibles sólo para la atención de coronavirus, aumentó a 132, de las cuales 100 están en uso, lo que representa un 75% de ocupación.

“Es un altísimo número de porcentaje de ocupación igualmente, siempre tiene que estar por debajo del 50% y hoy estamos en un 75% por más que se hayan agregado estas 14 camas”, aclaró.

En ese marco, el especialista explicó que la nueva etapa de restricciones fue implementada porque “si no hacemos ningún tipo de intervención se llegará a la saturación del sistema de salud” que, en la actualidad, está en tensión; y que “puede llegar a un aumento significativo en la mortalidad de la gente”.

“El objetivo principal de todo del personal de salud, es tratar de evitar y disminuir la mortalidad en general, por lo tanto, apuntamos al confort, la buena vida y evitar la muerte. Lo que nos queda hoy es tomar esas medidas efectivamente porque muchas otras posibilidades no hay”, manifestó.

Y agregó: “Las únicas medidas que se tomaron en estos tiempos fue limitar la circulación nocturna, y no tuvo el impacto que uno hubiese querido en disminución de los números de casos. Es más, hubo aumentos, probablemente quizás hubiese aumentado mucho más de lo que está ahora sin las medidas que se tomaron, pero no fueron suficientes para evitar que sigan aumentando los casos”.

Además, Bibolini argumentó que más del 90% de todos los diagnósticos corresponden a personas menores de 60 años, por lo tanto, están más tiempo en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), lo que significa una mayor cantidad de tiempo ocupando las camas disponibles, “es más difícil poder dar el alta a los pacientes y se puede saturar el sistema”.

Y aseveró que, por día, ingresan a la UTI entre tres a cuatro pacientes; y que, hace quince días, entraban entre dos y tres; “y así sucesivamente va aumentando este número”.

“Si mantenemos este ritmo sin hacer ninguna intervención como se decidió hasta ahora, es imposible seguir aumentando más camas, va a llegar un tope de sobresaturación del sistema y la gente va a quedar sentada esperando una cama y con alta probabilidad de morir, eso es lo que no queremos y por eso se toman estas medidas”, sentenció el profesional.

Y concluyó: “Estas medidas pueden ser arbitrarias para muchas personas, pero no tenemos muchas opciones, son las medidas que hasta ahora funcionaron en varias oportunidades, por eso insistimos que este es el camino”.