Colapsó Paraguay por el coronavirus: masiva marcha por la renuncia del presidente

Al igual que en Brasil, Paraguay atraviesa días muy complicados en relación a la pandemia por coronavirus. En los últimos días se registraron récords de contagios (más de 1.300 positivos confirmados) y también muchas muertes, lo que generó una preocupación aún mayor en la población. Desde el inicio de la enfermedad, en marzo pasado, el Ministerio de Salud reportó 162.871 infectados y un total de 3.239 fallecidos. Como si fuera poco, los centros sanitarios están totalmente saturados y sin insumos para hacerle frente a la situación.

La población protesta y pide por vacunas mientras los enfermeros, enfermeras, médicas y médicos se manifiestan en las calles por las malas condiciones en las que deben enfrentarse al virus. La falta de insumos para las personas que se encuentran en unidades de cuidados intensivos y la lentitud para conseguir vacunas -casi no hay personas inmunizadas-, son las principales quejas. En el medio, la gente pide por la renuncia del presidente de Mario Abdo Benítez y a pocos kilómetros, en Formosa, la gente busca evitar retroceder en la etapa de aislamiento.

Como si esto fuera poco, en pleno colapso del sistema sanitario y acosado por las fuertes críticas, el ministro de Salud de la Nación, Julio Mazzoleni, dejó su cargo tras enfrentarse directamente con el Senado. «Es un momento donde es absolutamente necesario que los paraguayos estemos unidos para combatir la pandemia y por sobre cualquier persona está el interés nacional. Ojalá que esta decisión sirva para la unión del país», expresó.

Además especificó que la decisión fue tomada en conjunto con el máximo mandatario, buscando «generar paz» para enfrentar el desafío de combatir al COVID-19 y apuntando específicamente contra el parlamento. «Ignoran una situación mundial, un mercado distorsionado y volátil. Por el mismo respeto que guardo a los funcionarios de Salud, también digo que no voy a aceptar ese pedido del Legislativo», manifestó sobre la escasez de insumo y la falta de vacunas. Mientras que Mazzoleni enfatizó sobre la deuda histórica y el sistema de salud: «Es una circunstancia que nos duele a todos».

Cabe destacar que, hasta el momento, Paraguay recibió tan solo 4.000 dosis de la Sputnik V. De estas, 2.000 fueron aplicadas a trabajadores sanitarios, por lo que no están inmunizando a la población. Se sumarán un millón de dosis de la vacuna rusa junto a las 4,3 millones acordadas por el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).