Gómez marcó que el cambio en el Hospital de Clorinda fue por política sanitaria y no partidaria

El ministro de la Comunidad, a cargo del MDH, Aníbal Gómez, se refirió a la relación que existe entre el Gobernador y el intendente clorindense Manuel Celauro. Además, enfatizó que el cambio de dirección en el Hospital “Arnedo” fue “una decisión de política sanitaria y no partidaria; y aquel que lo interprete de otra manera está equivocado”.

 

 

Durante la conferencia de prensa brindada ayer por el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, Gómez aseguró que “es excelente la relación del Gobernador con el intendente Celauro, al igual que con todos los intendentes de la provincia, ya que periódicamente se reúnen con él y pueden expresar sus opiniones, impresiones y necesidades. Y el Gobernador los atiende y va dando respuestas a cada una de ellas”. A modo de ejemplo, recordó que “a fin de año, cuando se necesitó pagar el aguinaldo y la mayoría de las comunas no tenían los fondos, por lo que el Estado provincial otorgó esta ayuda extraordinaria para que los municipios puedan efectivizar el pago a sus empleados o cuando el Gobierno provincial decidió un bono de ayuda especial también en enero, todas las comunas recibieron esta ayuda. Esto muestra una de las múltiples acciones que en forma cotidiana él mantiene con cada una de ellas”.

Seguidamente se refirió a las medidas sanitarias que se toman en los hospitales de la provincia, mencionando el cambio de director que hubo en los hospitales de Juárez, Laguna Blanca y Clorinda, además de la intervención al de Ibarreta. Sobre ello aclaró que “son medidas que corresponden exclusivamente al PEP, que corresponden a este Poder del Estado tal y como ocurre con la educación y la seguridad. El Gobernador debe tomar las decisiones en este sentido y no hay que hacer dobles lecturas sobre esta situación”.

Sobre el cambio de director en el “Arnedo” dijo que fue “una medida sanitaria exclusiva donde no se echó a ningún funcionario; al contrario, se amplió la capacidad operativa porque se incorporaron otros funcionarios a los existentes. Y lo que buscamos es que en Clorinda podamos controlar la situación que –vemos- está prácticamente en un continuo avance en cuanto a la cantidad de infectados y fallecidos. Esto es política sanitaria, no partidaria; y aquel que lo interprete de otra manera está equivocado”.