El presidente Alberto Fernández estimó que durante este mes se normalizará la provisión de vacunas

El presidente Alberto Fernández estimó que en las próximas semanas se normalizará la provisión de las dosis de Sputnik V y aseguró que en ese marco el Gobierno prevé la llegada de nuevos lotes de vacunas procedentes de Rusia y de AstraZeneca con el objetivo de «acelerar la vacunación al máximo», mientras que en relación al ciclo lectivo y el retorno de la presencialidad subrayó que «nadie quiere que las clases no empiecen».

En este punto, remarcó que «se ha planteado un escenario en el que parece que la Ciudad (Autónoma de Buenos Aires) quiere (el reinicio de clases) y el resto no», cuando no es así, y subrayó que «el Estado tiene que garantizar las condiciones seguras».

Fernández expresó estos conceptos en un reportaje que brindó al diario Página 12, la radio AM750 y al canal Información Periodística (IP) en el cual se refirió a la situación sanitaria, las clases, los precios, el acuerdo con el FMI, la Corte Suprema, la dirigente jujeña Milagro Sala, el calendario electoral 2021 y las posiciones que conviven en el Frente de Todos.

Las vacunas

El Presidente también se refirió a las tratativas que realiza el Gobierno con el laboratorio chino Sinopharm y, en ese sentido, reveló que en ese marco «se ha mejorado el precio» de esa vacuna para la Argentina, que quedó «en 20 dólares cada dosis».

Por esa razón, adelantó, «está por concluir el proceso» mediante el cual el ente regulatorio Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) «tiene que verificar la calidad» de la vacuna desarrollada por el grupo farmacéutico chino Sinopharm.

Además, el primer mandatario afirmó que el Gobierno apunta a vacunar mensualmente contra la Covid-19 «a lo sumo cuatro millones y medio de personas» y en ese sentido reveló que, «para acelerar el proceso», se está evaluando «habilitar farmacias».

Fernández también detalló que «hubo claramente una demora en las previsiones que había hecho Rusia, que a esta altura debería haber entregado 10 millones de vacunas».

«La explicación que nos dan es que ha habido un retraso en la elaboración, porque parece que en la producción de vacunas hay que hacer como una escalada en la producción», aseguró y luego subrayó: «Los cálculos dan cuenta de que después del 15 de febrero todo se normalizará y yo confío que sea así».

Al ser consultado sobre cuánto tiempo requerirá la Argentina para poder vacunar a su población, el Presidente respondió: «Nosotros, el cálculo que hacemos es que mensualmente podemos vacunar a lo sumo cuatro millones y medio de personas. Y estoy viendo experiencias que utilizan en el exterior, como habilitar farmacias para ampliar el número de establecimientos y acelerar el proceso».

En relación a cuáles serán las vacunas con las que finalmente contará el país, el Jefe de Estado anticipó que «en unos días» se recibirán más dosis procedentes de Rusia y que también está prevista la llegada del primer lote de vacunas de AstraZeneca, que nos está adelantando parte de lo que se habían comprometido a entregar en febrero».

«Sigo con la idea de que podamos recibir las vacunas de acá el 31 de marzo que Rusia se comprometió a entregar, y así acelerar la vacunación al máximo, porque la propuesta y la idea que yo tenía era contar con ellas para vacunar a las 13 millones de personas que están en situación de riesgo. Ahí incluyo al personal de la salud, de las fuerzas de seguridad, a los docentes, a los mayores de 60 años», señaló en la entrevista.

Por otro lado, en relación al contrato con la farmacéutica de origen estadounidense Pfizer, Fernández afirmó: «Pfizer no tuvo vocación de avanzar con nuestro contrato, no soy yo quien no ha querido. Han tenido dificultades en el suministro y, por eso, tienen los problemas que tienen en Europa y en otros lugares de América Latina».

 

Las críticas de la oposición

En otro tramo del reportaje, Fernández cuestionó las críticas de dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) al plan de vacunación que viene realizando el Estado, como también le respondió al expresidente Mauricio Macri por sus declaraciones sobre las clases presenciales.

En este último punto, el primer mandatario señaló que «a la luz de lo que ha sido su historia de presidente (por Macri y el período 2015-2019) fue un gobierno que en materia educativa, no hizo otra cosa que retrasar la educación y retacearle recursos».

Sobre las declaraciones de JxC en relación a la campaña de vacunación, el jefe de Estado replicó: «A mí me parece muy riesgoso y poco feliz todo ese debate en los términos en que lo propone la oposición, porque la verdad es que actuamos con toda responsabilidad», respondió y añadió: «Yo escuché decir que las vacunas llegaron por un acuerdo de Cristina con la inteligencia rusa», puntualizó.

«Escuché críticas de un ex ministro de Salud (por el exministro y luego exsecretario de Salud Adolfo Rubinstein), al que se le vencieron millones de vacunas; escuché cosas absolutamente incomprensibles que asustaron a un montón de gente», cuestionó.

Y enseguida añadió, en referencia a la dirigencia de Juntos por el Cambio: «Me asombra que todavía tengan capacidad de reflexión. Me gustaría más que capacidad de vergüenza. Tuvimos que montar un sistema de salud que no existía en 90 días», sentenció.

En relación a los cuestionamientos que recibió el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta por no haber abierto una preinscripción para las vacunas Sputnik en la CABA, Fernández respondió: «No quiero aventurar una opinión en ese tema porque no conozco cómo es el plan. Sí tengo claro que las vacunas que hemos distribuido básicamente son para el personal de salud y en esos términos se están aplicando. Y, si me guío por las palabras de Fernán Quirós, que habla con mucha seriedad y mucha responsabilidad, nunca he escuchado un comentario adverso a la vacuna», dijo.

Las clases

Sobre el ciclo lectivo correspondiente a este año, el Presidente afirmó «nadie quiere que las clases no empiecen» en forma presencial y luego definió como «una tragedia» los retrasos en materia educativa derivados de la pandemia.

«Ya tenemos que pensar que en un año se van a tener que completar los contenidos de dos», afirmó a modo de balance de un 2020 que a nivel educativo estuvo signado por el uso de la modalidad de la videoconferencia y la educación virtual.

Además, el jefe de Estado aseguró que «los docentes mayores de 60 años deben ser vacunados», así como «todos los docentes de menos de 60 años con alguna enfermedad prevalente», y luego agregó que aquellos trabajadores de la educación «que están en riesgo y no son vacunados» tendrán que ser «reemplazados por suplentes».

«No veo oposición de los docentes a este planteo, veo que se ha planteado mediáticamente un debate en el que quieren mostrar un dilema falso», subrayó.

 

La Corte Suprema y el Poder Judicial

Por último, en otro fragmento de la entrevista, el Presidente aseveró que la Corte Suprema «está mal» y dijo que el máximo tribunal se convirtió, hoy, «en un tribunal muy poco calificado socialmente».

Luego pidió que la Corte Suprema revise el fallo judicial contra Milagro Sala (la Corte ya tiene bajo estudio los recursos de queja presentados por la defensa de la dirigente social) tras evaluar que «»si hay un caso del lawfare por antonomasia, es el de Milagro Sala».

«Lo que era un tribunal prestigioso en los años de Néstor Kirchner hoy es un tribunal muy poco calificado socialmente», consideró Fernández

En relación al funcionamiento del Poder Judicial, afirmó que «tiene que darse cuenta de que está funcionando mal» y además llamó a todos los argentinos a «darse cuenta» que cada vez que algún funcionario o incluso el propio Presidente «habla de la Justicia», entonces «los medios inmediatamente plantean que estamos buscando la impunidad de Cristina» y «esto no es así», insistió.

«Acá los impunes son algunos opositores, porque saben que tienen una Justicia que les responde y todos los medios que los protegen», remarcó.

El PJ

Por último, en relación al Partido Justicialista (muchos dirigentes le propusieron que asuma como titular del PJ a nivel nacional), Fernández reveló que su intención es que el justicialismo «funcione con autonomía del gobierno», que sea «activo» y que «genere cuadros nuevos, una dirigencia que convoque a repensar la Argentina».

En este último punto, el Presidente puso como ejemplo de convivencia entre Gobierno y partido político al Frente Amplio de Uruguay.

Al ser abordado sobre el PJ y sobre la fecha en la que asumirá la conducción nacional del partido, Fernández dijo no saberlo y al mismo tiempo insistió en que el justicialismo «haga algo distinto».

«El PJ necesita hacer algo distinto, podríamos volver a enamorar a la sociedad y yo quiero que el partido funcione con autonomía de gobierno», planteó.

«A mí no me interesa presidir el PJ para convertirlo en un apéndice», subrayó.