Dos hombres fueron detenidos con 7 kilos de marihuana; uno sería chofer del intendente de Estanislao del Campo

Dos hombres, uno de los cuales sería chofer del intendente de Estanislao del Campo, fueron detenidos con más de 7 kilos de marihuana durante un procedimiento realizado por efectivos de Gendarmería Nacional en pleno centro de la localidad de Palo Santo, distante a 130 kilómetros de la capital provincial.

La Mañana intentó comunicarse con el jefe comunal de Estanislao del Campo, Arnaldo Barrios, para confirmar que el implicado se trata efectivamente de un colaborador suyo y ofrecerle hacer declaraciones, pero si bien el funcionario leyó los mensajes de este Diario, no se pudo entablar comunicación.

El caso ocurrió el sábado en horas de la tarde, cuando un automóvil conducido por el empleado comunal se desplazaba por la ruta en dirección a Estanislao del Campo. Poco después de cruzar el acceso a Palo Santo y llegar a la altura de la Colonia El Progreso, vieron que una patrulla de gendarmes del Escuadrón 5 estaba apostada sobre la ruta haciendo un operativo de control vehicular, por lo que decidieron cambiar la dirección para eludir la verificación. El auto dobló en U y escapó raudamente, lo que desató una intensa persecución por la ruta 81 que involucró a dos camionetas de Gendarmería.

El vehículo particular recorrió los 8 kilómetros que había hasta Palo Santo y se metió raudamente en el pueblo tomando la avenida 2 de Abril. “De milagro no atropellaron a nadie”, dijo a La Mañana un vecino de Palo Santo que presenció la alocada carrera del automóvil escapando de los gendarmes.

Después de recorrer varias cuadras por el centro de la localidad, una camioneta de Gendarmería logró interceptarlos y se cruzó en plena avenida, en tanto el otro móvil se ubicó detrás impidiendo una eventual fuga.

El procedimiento siguió con la identificación de las dos personas, una de las cuales sería el chofer del intendente de Estanislao del Campo, y su acompañante un funcionario del PAIPPA ligado al mismo Municipio, según trascendió de fuentes cercanas a la investigación.

En presencia de testigos, los gendarmes comenzaron a revisar el automóvil y no tardaron en encontrar la carga ilegal consistente en panes de marihuana acondicionados para su comercialización, sumando un total de 7,566 kilos.

El caso fue informado al juez Federal de turno, Pablo Morán, quien dispuso una serie de medidas para avanzar con la pesquisa, además de ordenar el arresto formal de los dos ocupantes del vehículo y el secuestro de la droga y del rodado.