Desean volver Buenos Aires y piden al gobierno que los dejen salir de la provincia

El señor Bernadrino Ayala es un jubilado que hace ocho meses quedó varado en la ciudad de Clorinda, desde el momento en que se inició esta pandemia ya no pudo volver a su hogar al igual que un grupo de personas más, han agotado todo tipo de instancias de diálogo con las autoridades, dialogaron con responsables de empresas de transporte que en su momento sacaban viajes desde nuestra provincia hacia Buenos Aires pero cuando estaba llegando su momento lamentablemente esos viajes se terminaron por la aparición del virus en la provincia.

En definitivas en la actualidad están solicitando poder regresar a Buenos Aires, son un grupo de una decena de personas aproximadamente según el manifestaba, algunos de ellos se reunieron frente al edificio de la UR3 de la Policía para dialogar con algún comisario que les pueda dar alguna respuesta a su pedido.

“Yo por lo menos tengo mi jubilación con la que me estoy pagando un alquiler pero lamentablemente otras personas no tienen esa misma oportunidad y no la están pasando bien, todos tenemos nuestros domicilios en Buenos Aires, le pedimos al Intendente, le pedimos al Gobernador que nos permitan salir, que nos pongan un móvil para trasladarnos hasta Buenos Aires, están acercándose las fiestas de fin de año y queremos estar en nuestros hogares como seguramente ellos lo van a hacer,  yo en mi caso me puedo llegar a pagar un boleto de colectivo pero ni eso tenemos en la provincia para poder salir, estamos sanos, lo único que queremos es regresar a nuestras casas” decía esta persona.

Hace ya unas semanas se está movilizando esta y otras tantas personas que se encuentran en similar situación y que saben que deben movilizarse para intentar obtener algún tipo de respuesta a su pedido, en el peor de los casos la provincia debería permitir que estas personas puedan salir y llegar a la provincia del Chaco para que desde esa provincia donde si ya hay circulación de micros, puedan abordar uno que los lleve de regreso a sus hogares, siempre con protocolos sanitarios seguidos por las autoridades que correspondan.