El Tesoro Provincial invirtió 2.500 millones de pesos para atender la pandemia del COVID 19

El ministro de Economía Jorge Ibañez especificó por rubro el monto destinado a cada área y aclaró que, si bien se recibió asistencia de Nación, no fue suficiente para las políticas implementadas.

“Si sumamos estos grandes rubros, el total de la inversión en atención de la emergencia al día de ayer son 2.490.606.705,75 pesos, en siete meses”, subrayó el funcionario.

En el marco de una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19, el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, Jorge Oscar Ibáñez, brindó detalles de las inversiones que se realizaron con el tesoro de la provincia de Formosa para hacer frente a la inminente pandemia del coronavirus, desde hace siete meses.

“Cuando se constituye el Consejo, el presidente del mismo, el gobernador de la provincia, imparte directivas para las distintas áreas y nosotros comenzamos a instrumentar esas directivas en políticas concretas para enfrentar esta contingencia que en ese momento poco sabíamos lo que iba a ocurrir, pero sus consecuencias en el mundo nos demostraban que era un enemigo poderoso”, sostuvo el funcionario.

En primer lugar, debieron equipar el Hospital monovalente para la atención de la emergencia COVID 19, es decir, “lo que se había proyectado y programado como un hospital exclusivamente interdistrital, el hospital Evita, había que transformar gran parte del mismo en un hospital para atender la emergencia”.

Por tal motivo, no solamente Formosa, sino también otras provincias argentinas, adquirieron equipamiento para la atención de pacientes con coronavirus, como respiradores, pero en esos primeros meses “era una carrera contrarreloj”, no había en Argentina y la opción era comprar en China.

Respiradores y ambulancias

“Nosotros teníamos, como anécdota, respiradores adquiridos a una fábrica de la ciudad de Córdoba, pero posteriormente la misma recibe la directiva de producir exclusivamente para el Ministerio de Salud Pública de la Nación, es decir, respiradores que estaban señados no nos podían entregar en esa oportunidad”, indicó Ibáñez.

Otra política fue la de proveer de una flota de ambulancias especialmente preparadas para el traslado de pacientes con COVID, que no son las comunes, sino aquellas que tienen un equipamiento muy particular y cuentan con respiradores portátiles, entre otras cosas.

“Esto se provee, se compra rápidamente, se adquieren las ambulancias y luego el equipamiento se hace en otra ciudad de Argentina”, señaló.

Además, debían prever sitios alternativos de alojamiento para pacientes leves de coronavirus, para que, cuando los hospitales estuvieran saturados de pacientes, se los derive a esos sitios alternativos.

“Así comenzamos a equipar el Estadio Cincuentenario, Argentinos del Norte en Clorinda y algunos otros lugares de la provincia que también están en miras de ser equipados si llegamos a esa alternativa”, detalló el ministro.

Planes Alimentarios

Otra tarea fue la de reforzar los planes alimentarios provinciales, y así se hizo con partidas para el Plan NUTRIR y el área de comestibles una tarjeta de la provincia.

También, debían garantizar la compra de insumos y medicamentos específicos para atender la contingencia y eso implicó lidiar con las especulaciones en la suba de precios que se dio en los últimos meses; y readecuar y ampliar las partidas presupuestarias de las áreas de sociales, de salud, educación y seguridad y el área social.

“Estos fueron a grandes rasgos las primeras instrucciones que teníamos que llevar a cabo de distintas áreas para la pandemia que de repente apareció y desde el punto de vista económico no estaba prevista en ningún presupuesto, había que readecuar las partidas y ver qué gastos podíamos dejar de hacer para invertir en este ataque decidido a la pandemia del coronavirus”, aclaró Ibáñez.

Rubros

Luego, el titular de la cartera económica provincial presentó en grandes rubros las inversiones que se realizaron hasta la fecha.

En lo que respecta a equipamientos, se destinó 950.912.732,19 pesos; “está la inversión que a través del Fondo Fiduciario Salud se realizó para el equipamiento no solamente del hospital de la contingencia que funciona en el Evita, sino también para otros hospitales como el HAC, en la parte de laboratorio de medicina molecular”.

En el mismo ítem, incluye la provisión de camas, colchones, sabanas, para distintos centros  de alojamiento y para refrigeración, porque “no se olviden que uno puede colocar en un estadio las camas, los demás insumos, pero hay que mantenerlos a una refrigeración adecuada para esos pacientes leves que puedan ser derivados”.

Y, por último, elementos y equipos sanitizantes y de desinfección, como los túneles de ingreso a la provincia o a determinados organismos.

“Con respecto a FONTEX, además de transformarse en una fábrica de elementos de bioseguridad, es decir, cofias, botitas, camisolines, fue necesario porque no dábamos a basto con la fabricación local de tapabocas, adquirir un equipamiento a China, que es la maquina que funciona y fabrica de forma automática los barbijos de tal forma de proveer sin inconvenientes y a un costo mucho más bajo que los barbijos de plaza, tanto al sistema de salud provincial como al de seguridad, docentes, ente otros”, explicó el especialista.

Otro punto es el de medicamentos, insumos médicos y elementos de bioseguridad, para los que hubo que adquirir muchos fármacos exclusivos para combatir el coronavirus y los elementos de bioseguridad que no se producen en la provincia fueron requeridos a empresas de Argentina. Para los mismos, la inversión fue de 824.301.417,74 pesos.

“En medicamentos hay dos problemas, uno el elevado consumo y otro que, nuevamente, la inflación de los precios de los mismos, todos conocemos por ir a la farmacia a comprar todos los meses, se dispararon algunos precios”, remarcó Ibáñez.

Y agregó: “En insumos médicos pasó lo mismo, tenemos un grupo muy importante de insumos médicos descartables, no se pueden utilizar dos o tres veces, se utiliza una vez”.

Para el rubro de contención, aislamiento e internación, se destinaron 596.659.755,85 pesos e incluye a las atenciones que reciben las personas alojadas en los centros de aislamiento preventivos (CAP), autorizadas por el Consejo.

Refiere a las cuatro comidas o lo que hace a la higiene personal de los alojados, como también la de los edificios, la ropa de cama, toallas, vestimenta y demás elementos.

“También PCR e hisopados, no se olviden que se estableció un costo de 5 mil pesos, que yo diría que es uno de los más bajos de las provincias porque cuando les cobran el hisopado en casi todas las provincias si van al sector privado creo que de 5 mil pesos no hay más, van de 6 a 7 mil u 8 mil pesos”, advirtió.

Y resaltó: “Por ejemplo, al día de ayer teníamos hisopadas 20558 personas, multiplíquenla por 5 mil, pero tienen que tener en cuenta que luego mucha de estas personas que dan positivo, hay que multiplicar por tres, cuatro o cinco.  Este tema del PCR también debemos tener en cuenta al momento de evaluar los montos totales de inversión en esta pandemia”.

Por su parte, las personas internadas en el Hospital Evita, tienen un costo operativo promedio por paciente, por día de internación, de 56.397 pesos; y además de este costo, “le sumamos para hacer un cálculo rápido, tres hisopados de 5 mil pesos y ya está el costo en 70 mil pesos o más”.

Pero muchos contagiados no padecen solamente COVID, sino que el sistema de salud atiende a otras patologías y que no están contempladas en el presupuesto de internación por día, por ejemplo, el paciente al que se le colocó un marcapaso.

“Entonces estos 56 mil pesos por día es solamente la atención de un paciente en terapia sin ningún tipo de otra atención; y contempla todos los gastos del hospital, los haberes y guardias, medicamentos e insumos, alimentos, seguridad, recolección de residuos, insumos y productos necesarios para el mantenimiento entre otros”, enumeró Ibáñez.

El rubro de contención también contempla a los hoteles alquilados en el interior de la provincia por no contar con ONG o clubes que den alojamiento para las personas que deben realizar la cuarentena obligatoria en lugares como Clorinda, Belgrano o Las Lomitas.

Otro apartado refiere a la asistencia económica brindada en este contexto de pandemia, con un presupuesto destinado de 102.901.800 pesos, a programas como la Tarjeta Social del Ministerio de la Comunidad o refuerzos económicos para agentes de seguridad pertenecientes a la Policía de la provincia.

Y en último lugar, “si bien no es comparada con las otras cifras, pero también significó adaptar muchas cuestiones y comprar equipos”, se encuentra la educación virtual, con una inversión de 15.831.000 pesos.

“Si sumamos estos grandes rubros, el total de la inversión en atención de la emergencia al día de ayer son 2.490.606.705,75 pesos, en siete meses”, subrayó el ministro de economía.

Y anticipó que, el equipamiento comprado seguirá vigente para los próximos meses, pero hay muchos rubros que son de consumo masivo diario que se deberán seguir comprando.

“Queríamos hacer este informe ante distintas versiones, de distintas cifras. Tuvimos asistencia del Estado Nacional pero muy lejano a esta cifra, el resto se tuvo que hacer cargo el tesoro de la provincia de Formosa”, finalizó Ibáñez.