El Gobierno teme un desborde de la capacidad de los Centros de Aislamiento por los fallos judiciales

El ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge Abel González, reiteró este viernes sus cuestionamientos a los fallos judiciales a favor de habeas corpus presentados por los varados, aunque dejó en claro que la provincia “nunca desobedeció una orden de la Justicia”.

Sin embargo, dejó en claro que pese a estos fallos en contra de las medidas del Gobierno, “vamos a seguir haciendo todos los esfuerzos para defender la vida y la salud de los 640 mil formoseños”.

El Consejo comunicó que este viernes ya eran 634 las personas que habían interpuesto habeas corpus ante el juez federal subrogante Fernando Carbajal, con el fin de acceder a la provincia por fuera del programa de ingreso ordenado y administrado y los protocolos y prioridades que el mismo conlleva.

En su diario contacto con la prensa, el funcionario reveló que un colega suyo que participó de la audiencia virtual de este viernes con el Juzgado Federal le confesó sentirse “espantado” por lo que observó en el desarrollo de esa reunión virtual, aunque no dio mayores detalles.

Sobre estos fallos y los que propician los habeas corpus, se preguntó: “¿Qué es lo que buscan?, ¿qué es lo que les molesta? ¿Que no tengamos muertos?”.

Luego de esgrimir las cifras “del modelo sanitario que estamos llevando adelante en la provincia con 174 diagnosticados21 casos activos y cero fallecidos”, se quejó de que “nos están cuestionando todo judicialmente, mientras aplauden a (Horacio RodríguezLarreta en Buenos Aires, con miles de muertos por coronavirus”.

“Si hubiéramos tenido los índices de la Ciudad de Buenos Aires, Formosa tendría que tener hoy 911 muertos. ¿Alguien escuchó que hayan denunciado al señor Larreta? ¿Nos cuestionan salvar vidas? ¿Eso cuestionan? ¿Qué estamos esperando? ¿El primer muerto?”, siguió preguntando.

González rechazó que haya algún tipo de especulación política por parte del gobernador Gildo Insfrán. “Mantener este tipo de medidas sanitarias cuesta mucho capital político, pero el Gobernador nos ha dicho que para salvar la vida de un formoseño o una formoseña vale la pena cualquier costo político”.

El funcionario aseguró estar con la conciencia “muy tranquila” por las medidas sanitarias que se toman en la provincia.

“Si a mí me llama el Creador en este momento y me pregunta qué hice por su rebaño, le puedo decir que hasta este momento tenemos 174 contagios, 21 casos activos y cero muertos por coronavirus en Formosa. Es un lindo número para presentarse allá. No todos pueden decir eso”, sentenció.

Finalmente, preguntó: “¿Qué hace la Justicia en esta situación? ¿Tratar de romper la barrera sanitaria o defender la salud de los 640 mil formoseños?”.

 

 

González: “¿Por qué Amnistía no pide informes a las provincias que tienen miles de muertos?”

 

“El mundo está patas para arriba”, sostuvo González al evidenciar que desde la Justicia Federal se cuestiona más a Formosa por hacer bien los deberes en materia de prevención contra el coronavirus que a otros distritos con peores cifras en cuanto a víctimas de la pandemia.

“Parece que es pecado cuidar la vida y la salud de los formoseños. Para ellos somos los peores del grado. Y nos cuestionan de todos lados. ¿Acaso Amnistía Internacional no nos pide informes? ¿Por qué no pide informes a las provincias que tienen miles de muertos o a Larreta para que explique por qué tiene miles de muertos”, insistió.

Dijo que “más allá de eso, si ser malos es cuidar la vida y la salud de los formoseños, vamos a seguir siendo malos, porque la vida de los formoseños no se negocia”, sentenció.

 

Centros desbordados

 

Por otra parte, y consultado si los Centros de Alojamiento Preventivo pueden verse desbordados por la seguidilla de fallos de la Justicia para el ingreso de decenas de varados, el epidemiólogo Mario Romero Bruno respondió: “Lógicamente que sí”.

“Si imponen los ingresos sin establecer la capacidad que tiene la provincia, lógicamente que sí”, remarcó el especialista, quien insistió en la necesidad de que los ingresos deben ser ordenados y programados. “Por eso damos todas estas posibilidades de poder aumentar la capacidad de alojamiento”, añadió.

“Si sale una orden que no consensua, que no sabe, que no entiende cuál es la situación y obliga a que ingresen esas personas, ¿adónde van a ir? Si no tenemos lugar donde alojarlos, no queda otra posibilidad que mandarlos a su casa”, advirtió.

Romero Bruno recordó que ya se conocen antecedentes de lo que sucede cuando se realiza una cuarentena en los domicilios particulares: “Se expone a los familiares y crecen las probabilidades de más contagios”.

“La cantidad de personas que rápidamente pueden adquirir el virus es muchísima, es incontable”, alertó.