Aráuz: El ingreso ordenado y administrado “apunta a resguardar la salud pública de todos los habitantes”

El Programa de Ingreso Ordenado y Administrado que se implementa en la provincia  de Formosa tiene por objeto principal prevenir y evitar la propagación y el contagio del COVID-19 a nivel comunitario y, eventualmente, la puesta en ejecución de las estrategias de bloqueo y control con relación a los casos sospechosos.

Así lo subrayó en declaraciones a AGENFOR la doctora Sylvina Aráuz, subsecretaria de Derechos Humanos, quien resaltó que el Programa de Ingreso Ordenado y Administrado de personas en la provincia “apunta a resguardar la salud pública de todos los habitantes del territorio formoseño”.

“Actualmente tenemos 43 centros de alojamiento preventivo a lo largo de todo el territorio, ya que últimamente se sumó el Regimiento de Infantería de Monte 29”, puntualizó la funcionaria, apuntando que “en Formosa Capital contamos con 23”.

Hizo notar en ese sentido que “se trata de una dinámica y un trabajo en red sumamente importante para el funcionamiento” de dichos centros.

“Los 43 CAP están activos, lo que sucede es que la dinámica de ingreso y egreso va cambiando –expuso-. Estamos hablando de un funcionamiento muy resolutivo. Tenemos ingresos ordenados y programados que van variando diariamente”.

A modo de ejemplo, mencionó los casos de los pacientes oncológicos, quienes ingresan con el primer hisopado negativo, se les efectúa un estudio socio-ambiental y luego cumplen su cuarentena de manera domiciliaria.

De igual modo, remarcó que “varía mucho el número de ingreso porque si bien tenemos un programa ordenado y administrado hay circunstancias que no pueden ser programadas como los recursos judiciales y los ingresos irregulares de personas que entran desde el Paraguay por pasos no habilitados, como también pueden ser los contactos estrechos”.

“Todo eso condiciona la capacidad de los CAP y obviamente su funcionamiento, ya que ante un caso positivo se bloquea y se aísla a todos los contactos estrechos, alojándolos en los centros, con lo cual la dinámica y el número de alojados va variando todos los días”, refirió.

Trabajo en red

La subsecretaria Aráuz remarcó ante esta Agencia que “se trabaja mucho en red”, mencionando que “de los 23 centros de la capital, 22 están a cargo de personal policial y sólo uno, el Hotel Ronny, funciona bajo responsabilidad de personal administrativo del Hospital de Alta Complejidad (HAC) y la Policía que brinda la seguridad”.

Acotó que “luego está todo el sistema de salud en función de dar los controles diarios. El centro de salud o el área programática del nivel primario más cercana al CAP el que llega y efectúa los controles”.

“En caso de que alguna persona que está alojada pueda tener algún síntoma u otra cuestión de salud se la deriva con ambulancia del SIPEC o la UPAC al Hospital Central, el Interdistrital o la Madre y el Niño y en el interior a los nosocomios de cabecera de cada localidad, donde hay áreas específicas donde pueden continuar su aislamiento”, pormenorizó, marcando que “si da positivo a COVID se la traslada al Hospital Evita, con lo cual todo el sistema de salud está diagramado para esta contingencia”.

Sumó que además de seguridad y salud, desde la cartera de Gobierno “tenemos equipos interdisciplinarios integrados por psicólogos, abogados, nutricionistas, psicopedagogos, administrativos, trabajadores sociales, entre otros, quienes con mucha empatía trabajan en red con las personas que están en los CAP. Son 14 días en los que hay que acompañarlos en su aislamiento, hay que escucharlos, ya que pueden presentarse cuestiones familiares o de determinadas gestiones que se deben cumplimentar”.

“Estamos en todos los detalles, ya que todos los centros tienen una red con cooperativas de servicios de comida, a lo cual se suma toda la logística de limpieza y sanitización para que las instalaciones funcionen, teniendo en cuenta que funcionan las 24 horas. Los grupos van cambiando y esos lugares deben continuar funcionando”, enfatizó.

Acentuó que “es un trabajo muy grande en el que todos nos sentimos involucrados”, destacando que “trabajamos desde la responsabilidad, haciendo hincapié en que se cumplan el distanciamiento social, la higiene, el uso del barbijo y todos los cuidados”.

Condiciones

La funcionaria fue categórica al marcar que en todos los CAP se cumplen los requisitos de habitabilidad y las recomendaciones emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Desde el distanciamiento de las camas y la parte de los sanitarios, hasta las comidas, la limpieza, la refrigeración y los controles diarios”, abundó.

De igual modo, rechazó que “se saquen de contexto ciertas cuestiones como estamos viendo en los medios nacionales, buscando desmerecer todo un trabajo”.

“Realmente se trata de acondicionar todos los lugares para que sean alojamientos agradables, siempre atravesados por las medidas sanitarias”, concluyó.