Los incendios dañaron casi un 40% del Parque Pilcomayo y la histórica sequía afecta los ecosistemas

Como consecuencia de los incendios que se produjeron entre marzo y agosto, en el Parque Nacional Río Pilcomayo resultaron afectadas casi 20 mil hectáreas de un total de 53 mil que constituyen el espacio protegido, es decir un 40% de su extensión, estimativamente. A esta situación, se suma la histórica sequía que afecta toda la región y que altera los ecosistemas.

En diálogo con La Mañana, el intendente y guardaparque Néstor Sucunza relató: “Fueron afectadas por los incendios casi 20 mil hectáreas, lo que en un parque de 53 mil hectáreas constituye casi un 40% de la superficie, siempre de los ambientes de pastizal, y ahora por la sequía también se ve afectada la zona de humedales, donde tampoco hay humedad. Por ejemplo, un estero que generalmente tiene una parte húmeda y después toda la composición de flora en un estrato superior, en épocas de sequía el agua baja, pero mantiene la humedad, viene un fuego y se quema el pirizal, la totora, pero queda toda la parte radicular protegida en el barro. Sin embargo, hoy la sequía es tanta que se quema todo como un cigarrillo, para ser gráficos”.

Durante la entrevista, también reconoció que la actual situación de lluvias escasas y falta de agua son históricas según los registros que constan en el INTA que datan de los últimos 50 años y los del propio parque que tienen unos 30 años. “Además, sumamos a esto la memoria de los antiguos pobladores de la zona que nos dicen que la sequía actual no tiene precedentes”, sumó.

En ese sentido, marcó que esta sequía se viene dando desde la segunda mitad del año pasado, donde no se registraron las lluvias esperadas para el verano.

 

Parque cerrado

 

Atento al contexto de pandemia, el Parque se encuentra cerrado a turistas y visitantes, aunque adelantó que “estamos consensuando con las autoridades del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 un protocolo de visita responsable con medidas de bioseguridad a partir de que la situación epidemiológica permita reunirse en el parque y disfrutar de la naturaleza”.

Entre tanto, se encuentran aprovechando el tiempo para mejorar los senderos y reparar la pasarela que estaba bastante deteriorada. “También estamos reparando el alambrado perimetral, ya que por allí ingresaban personas al Parque, y así hubo muchos focos de incendios iniciados por cazadores y cuatreros, accionar que los fuimos denunciando en la Fiscalía Federal para que los investigue porque los fuegos no fueron naturales. Queremos establecer estas prioridades no sólo para el control y vigilancia, apostando a evitar más incendios, sino también en el turismo y recreación”, concluyó Sucunza.