La Policía interceptó un colectivo y un camión con mercaderías y fueron agredidos a cascotazos

 Alrededor de las 15 de ayer, en el céntrico “Barrio Chino” de Clorinda se registró una serie de incidentes durante una intervención policial.

De acuerdo a la información lograda por esta Corresponsalía de La Mañana, el personal policial de Clorinda había interceptado dos vehículos cargados con mercaderías, solicitando a sus conductores se dirijan al asiento de la Unidad Regional Tres.

Se trataba de un colectivo tipo urbano adaptado para transporte de mercaderías y un camión de gran porte que bajaron de Hertelendy y barrera del Barrio Libertad. Los efectivos les solicitaron que se estacionaran para verificar lo que transportaban pero hicieron caso omiso al pedido, continuando por calle Hertelendy.

Los conductores se desviaron y volvieron hacia el sector del Bº Chino donde, a esa hora de la siesta, había un intenso movimiento de personas y mercaderías en la zona comercial de la segunda ciudad.

Cuando llegaron a la intersección de Hertelendy y Rivadavia demoraron la marcha de ambos rodados, y allí, decenas de paseros, estibadores, fleteros y comerciantes reaccionaron en contra de la presencia policial que rápidamente se había multiplicado con efectivos provistos de escudos.

Dos efectivos policiales resultaron heridos a cascotazos y la policía efectuó disparos con escopetas con postas de gomas para disuadir al grupo.

 

 

 

Celauro

 

 

La Policía, a través de sus efectivos locales y fuerzas especiales como el Destacamento de Desplazamiento Rápido y la Policía Montada, habían copado literalmente la zona del microcentro comercial de Clorinda, después de los primeros incidentes entre la patrulla motorizada y fleteros y estibadores.

Después llegó la importante reacción de la Policía, y se multiplicó el número de trabajadores que amenazaba e insultaba a los uniformados, reclamando “su derecho a poder trabajar libremente”.

Ante la gravedad que fueron tomando los hechos, se presentó en el lugar el intendente Manuel Celauro, para buscar una solución consensuada sin que aumentara la escalada de violencia.

Pudo verse al jefe comunal contactando telefónicamente aparentemente a autoridades provinciales para bajar el clima de tensión en la segunda ciudad, producto de la rigidez de las medidas que viene implementando la Policía para hacer cumplir los términos de la cuarentena sanitaria en esta frontera.

 

 

Finalmente, se consensuó llevar el colectivo y el camión hasta la intersección de las calles Buenos Aires y Sarmiento para control de los productos, se solicitó al juez de turno una orden de requisa y al cierre de esta edición se concretaba la revisión de ambos vehículos en el predio de la COSIV.