Karaí Octubre: una leyenda que renace anualmente y pone sobre la mesa una receta que no puede faltar el primer día del mes

El Karaí (señor) Octubre es, según la creencia popular, un duende maléfico que sale todos los 1 de octubre a recorrer las casas y ver quiénes tienen suficiente comida. Es un duende inspector que va mirando si la gente sembró y trabajó durante el año y supo guardar para los meses en que no hay cosecha. Ese día al pasar por las casas debe comprobar que hay suficiente comida y que la convidan a sus vecinos. A quienes no cuidaron los castiga con miseria hasta fin de año y a los que tienen para convidar los premia con abundancias.

 

Es por esto que los guaraníes recibían el mes de octubre con un delicioso y suculento Jopará, similar a un locro, con la intención de conjurarlo, ya que este duende no se queda en los lugares donde hay abundancia. Según la tradición, octubre es el mes en que escasean los alimentos: la mandioca, el maíz y otros productos vegetales son más difíciles de conseguir en el campo. Por eso, el día 1 se come puchero con locro, poroto, arroz y verduras en abundancia, el muy famoso “karaku jopará” (huesos de vaca mezclado con todo). Así con la panza llena se tiene la escapatoria para no hacer esfuerzos después de almuerzo. Esto asegurará la abundancia en la cocina durante todo el año.

 

Pese al correr del tiempo, esta tradición se mantiene más viva que nunca. Si bien los historiadores centran el origen de esta en Paraguay, la creencia se ha extendido también por Misiones, Corrientes, Formosa, parte del Chaco y Santa Fe.

Karaí Octubre: una leyenda que renace anualmente y pone sobre la mesa una receta que no puede faltar el primer día del mes

 

Ingredientes

 

140gr de locro
140gr de porotos secos
(puede ser una mezcla de todos los que deseamos cocinar) “Remojar todo 24hs antes, o la noche antes de cocinarlos” 600gr de osobuco
200gr de panceta entera
2 cebollas
3 tomates
2 zanahorias
3 dientes de ajo
2 morrones verdes
3 ky’yî (ají picante nacional) sin las semillas
La mitad de un zapallo mediano
1 hoja de laurel
1cdita de comino
1cdita de orégano
1cdita de sal
1cdita de pimienta
Perejil
Limón

Karaí Octubre: una leyenda que renace anualmente y pone sobre la mesa una receta que no puede faltar el primer día del mes

 

Para la preparación

1. Llevar una olla a presión al fuego, mientras trozar la panceta en cubos y llevar a la olla a presión a fuego bajo para desgrasar. Una vez que la panceta está dorada, la sacamos de la olla y reservamos en una bandeja.
2. Con la grasa de la panceta, disponer los trozos de osobuco, salpimentarlos de ambos lados y sellarlos bien dorados, sacar de nuevo y reservar con la panceta.
3. En una sartén, agregar todos los ingredientes aromáticos y tostarlos por 20 segundos.
4. En la olla, disponer todos los vegetales “ya cortados en trozos mediano”, para que no se pasen de cocción, cocinarlos un poco y agregar los aromáticos.
5. Disponer la carne y la panceta en la olla a presión.
6. Agregar agua a la olla pasándonos un poco de la cantidad de la preparación, además de sal y
pimienta.
7. Llevar al fuego con la olla a presión tapada y tomando todas las medidas de seguridad por 45min.
8. Dejar reposar la preparación, sacando todo el vapor correspondiente.
9. Picar y agregar las verduras más tiernas.
10. Servir en platos hondos, con un poco de los verdes picados, y limón recién
exprimido.

“Esta preparación es una mezcla del Jopara con y sin carne, ya que deseamos resaltar un montón de sabores con los aromáticos. La panceta agrega la grasa en vez de usar aceite vegetal y los porotos, que son muy importantes. Los cocinamos en olla a presión para guardar todos los nutrientes de los vegetales y leguminosas”, explica un experto de la receta tradicional.