Se realizó una concentración en Clorinda para reclamar el cese del bloqueo sanitario

Con la participación de más de 50 personas, entre ellas referentes locales de la oposición, se realizó, en horas de la mañana de este viernes, una concentración primero frente al edificio de la Municipalidad de Clorinda y luego una caravana con bocinazos por las calles para exigir el levantamiento del bloqueo sanitario sobre la segunda ciudad.

De a poco, las personas portando banderas argentinas se fueron convocando en la esquina de calle Italia y avenida España, para luego salir a la calle e instalarse frente a la sede comunal donde, blandiendo palmas, hicieron sentir el reclamo para que se levante el bloqueo sanitario al entender que “el riesgo sanitario en esta frontera se encuentra bajo control porque no existe circulación comunitaria del coronavirus”, según expresaron algunos de los presentes.

Después de la firma de un petitorio por parte de los presentes, argumentando los motivos del reclamo, los manifestantes partieron en caravana con bocinazos por las calles del centro de la ciudad de Clorinda.

Vecinos piden a Celauro “volver al estatus sanitario del resto de la provincia”

En el marco de la protesta en contra del bloqueo sanitario vigente en Clorinda, los manifestantes entregaron un petitorio en la Municipalidad. El mismo fue recibido por Walter Martínez, secretario de Gobierno de la Comuna local.

El pedido estuvo dirigido al intendente Manuel Celauro para que, por su intermedio, sea trasladado al Gobernador, teniendo en cuenta el bloqueo sanitario que desde el 1 de septiembre rige en la ciudad, sin fecha de finalización.

La nota apunta a que se gestione el desbloqueo urgente de la ciudad y el retorno al mismo estatus sanitario del resto de la provincia, dado que consideran que no se registra un número de casos que constituyan peligro, ni provoquen circulación viral comunitaria. También reclaman el cuidado exhaustivo de las fronteras con Paraguay, que impida el ingreso de personas, evitando así poner en riesgo la salud de los clorindenses.

Por otro lado, reclamaron una exención impositiva para comercios, de tasas municipales e impuestos provinciales, por los meses de septiembre y octubre, a modo de paliativo para compensar las pérdidas por la falta de ventas debido al bloqueo; así también pretendían un subsidio provincial para los consumos de electricidad y agua, en las facturaciones de este mes para empleados informales, microemprendedores y comerciantes, afectados por la extensa paralización de sus actividades.

 

Fundamentos

 

El pedido de los vecinos que se manifestaron ayer se basó, entre otras cosas, en “la necesidad de cientos de personas con problemas de salud que, en la práctica, vieron suspendidos sus turnos en la ciudad capital, para consultas o tratamientos médicos, como así también de ciudadanos de localidades vecinas que tienen turnos o tratamientos que concretar en Clorinda”.

Además, refieren “la imposibilidad de obtener medicamentos de IASEP o PAMI -con descuento del 100%- en la ciudad, lo que implica la discontinuidad de tratamientos médicos de miles de personas durante estos 18 días, y el consiguiente riesgo de vida”.

Otro punto aludido fue “la imposibilidad de gestionar la renovación del carnet y la compra de órdenes de consulta y práctica médica a los dependientes de la obra social provincial IASEP, al no poseer recibo de sueldo, documento exigido por la obra social aun durante esta contingencia. La necesidad de traslado a otras localidades del interior para atender o llevar mercaderías y remedios a adultos mayores o personas imposibilitadas, y viceversa. La necesidad de reactivar la compra-venta de frutas, verduras e insumos de primera necesidad entre habitantes de Clorinda, Naineck, Laguna Blanca y demás localidades, cuyos productores y comerciantes hacen de esta actividad económica la fuente del ingreso familiar.

Además, otro de los fundamentos para elaborar el petitorio pasó por “la necesidad de productores agropecuarios, así como de sus empleados, de trasladarse sin trámites engorrosos en la Policía, hasta sus establecimientos, para atender la grave situación que provocan la sequía y los incendios, derivada ya en una situación de emergencia declarada. La necesidad de reactivar el transporte de encomiendas, paquetería, recetas, muestras de laboratorio, etc., así como el trabajo de monotributistas de este rubro. La imposibilidad de traslado por motivos de trabajo y gestión de trámites, de contadores, abogados, personal de juzgados y banco, gestores, etc., desde y hacia Clorinda”.

A modo de cierre, recalcaron esperar que “el Gobernador se interiorice de la situación anormal, estigmatizante y arbitraria en la que viven más de 60 mil habitantes desde hace 18 días y atienda con urgencia y justicia los reclamos de los ciudadanos víctimas de medidas administrativas arbitrarias y hasta crueles y discriminatorias”.