Tras el caso de la vendedora de chipas que ingresó a la provincia, intensifican controles en la frontera

Luego del pedido público del ministro de Gobierno Jorge Abel González a las fuerzas federales, en esta frontera pudieron verse intensificados los controles tanto en la zona ribereña como el centro, en busca de personas que pudieron haber ingresado de manera clandestina al país, en medio de la cuarentena y sus restricciones.

Es que el caso de la chipera que llegó desde Caacupé a la capital de la provincia ingresando por un paso clandestino, presumiblemente por la zona de Alberdi, disparó alertas al detectarse que era un caso positivo de coronavirus.

En este contexto, desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 se instó a las fuerzas federales como Gendarmería Nacional y Prefectura a redoblar sus esfuerzos para mantener las fronteras blindadas, en tanto que también se destacó la colaboración permanente de los vecinos para denunciar situaciones irregulares que pudieran poner en riesgo sanitario a la población formoseña.

 

Patrullajes

 

En la jornada de ayer, efectivos policiales realizaron patrullajes en camionetas, motos y a modo de infantería, buscando detectar la presencia de personas que pudieran haber ingresado por pasos clandestinos, en tanto que efectivos de Gendarmería hicieron lo mismo, centrando sus patrullajes por sectores habitualmente utilizados para el paso clandestino de personas, a lo largo de los 26 kilómetros de ribera entre el ejido urbano de Clorinda y la vecina República del Paraguay.