Ibáñez: “El Estado se ocupa de los que menos tienen y ayuda a mantener de pie a las PyMES”

El ministro de Economía, Hacienda y Finanzas de la Provincia, Jorge Oscar Ibáñez, destacó la magnitud de la inversión que realiza el Gobierno Nacional y el Gobierno Provincial con respecto a las prestaciones dirigidas a los sectores más vulnerables de la sociedad, sin descuidar la ayuda para mantener de pie a las PyMES y conservar el empleo de millones de argentinos.

Durante la conferencia de prensa de este lunes del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el titular de la cartera económica provincial detalló la inversión del Estado nacional en el área social, antes y durante esta pandemia.

En tal sentido, precisó que “en el área social ha significado una inversión del Estado nacional de 1,33 por ciento del Producto Bruto Interno Mensual, es decir 365.061 millones de pesos” e indicó que hasta el mes de marzo había 17 millones de prestaciones en el país, lo que no significa 17 millones de beneficiarios, porque hay beneficiarios que no tiene incompatibilidad para percibir dos prestaciones, por ejemplo la AUH y el IFE”.

Describió que el universo de ANSES contemplaba hasta marzo: 7 millones de jubilaciones y pensiones; 4,3 millones de AUH y Discapacidad; 4,3 asignaciones familiares; 1 millón de Asignación por Embarazo y 0,5 millones las Becas Progresar.

Lo nuevo, a partir de la emergencia por la pandemia de coronavirus son 11 millones de prestaciones, discriminadas en: 9 millones IFE; 1,3 millones ATP; 0,7 millones bonos.

Sumadas las prestaciones que ya brindaba Nación más las que se agregaron a partir de la emergencia sanitaria, son 32 millones de prestaciones sociales.

Otros programas en vigencia alcanzan 4 millones de prestaciones, a través de distintos Ministerios, como ser: 2,5 millones Programa Hogar y 1,5 millones Tarjeta Alimentar.

“Esta es la magnitud de un Estado presente que concurre con una ayuda social que consideramos inédita en la República Argentina”, subrayó el ministro de Economía y resaltó que “en paralelo a esta red de ayuda social también se implementó un paquete de medidas en el campo de la actividad económica, fundamentalmente para mantener de pie a las PyMES y conservar el empleo”.

En tal sentido, valoró que la reactivación de la economía fue del 7,4 por ciento en junio y tomó como ejemplo al sector metalúrgico para graficar la ayuda del Estado al sector privado.

Describió que el 70 por ciento de las empresas metalúrgicas recibieron ATP desde abril hasta mayo y el 41 por ciento recibieron ATP en junio. En cuanto a los créditos, el 51 por ciento accedió a los créditos a tasa del 24 por ciento; el 40 por ciento logró acceder al monto necesario de crédito; el 41tuvo una mayor necesidad de crédito y el 9,2por ciento afirmaron recibir la garantía del Fogar.

“El Estado se ocupa de los que menos tienen y también lleva adelante muchas medidas como el ATIP, los créditos 24 y un abanico de medidas para el sector de la economía, para mantener de pie a las PyMES y conservar el empleo”, resumió Jorge Ibáñez.