El sector comercial en Clorinda empieza a tener mejores expectativas con el regreso a Fase 3 de la cuarentena

A partir de esta semana muchos negocios que estuvieron cerrados por las restricciones de la fase 1 de la cuarentena vuelven a la actividad comercial en Clorinda. Hay una gran expectativa en el sector para remontar las ventas y recuperar ingresos que quedaron postergados por más de dos semanas. Los rubros más perjudicados por el aislamiento preventivo fueron los de indumentarias y calzados.

El último viernes el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 comunicó que a partir del sábado 22 se dio cumplía al plazo de vigencia del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio de la ciudad de Clorinda dispuesto por el Decreto 157/20 y prorrogado por resolución del Consejo. Y que no habiéndose registrado nuevos casos en Clorinda, la ciudad pasaba a tener el mismo régimen sanitario que el resto de la provincia.

Ante este nuevo escenario, paulatinamente la actividad comercial en la segunda ciudad provincial empezó a retomar su cauce normal, con más locales abiertos e ingresos de proveedores de frutas y verduras de las localidades de Naineck y Palma Sola.

En contacto con La Mañana en Vivo, el presidente de la Cámara de Comercio de Clorinda, Pedro Ortíz, relacionó el regreso a la fase 3 de la cuarentena como un signo positiva para reactivar las ventas en los próximos días: “Es un alivio, un respiro para muchos comerciantes que la estaban pasando mal, sobre todo en aquellos rubros que no podían abrir por no están dentro de las actividades esenciales, como los de indumentarias, mercerías, calzados”, indicó.

Si bien reconoció que aún falta bastante para que los locales comerciales vuelvan a tener un rendimiento casi normal en el contexto de la pandemia, Ortíz agregó que el cierre de frontera con el Paraguay dinamizó el mercado interno: “Por un lado esta situación nos favoreció, porque hay mayor movimiento comercial en la ciudad, pero a la vez también nos debilitó la afluencia desde el Paraguay. De todas maneras, los cambios en la cuarentena generó un incentivo mayor en los vendedores para renovarse y adaptarse a las condiciones. Hay más kioscos de cercanía que van incorporando carne, verduras y otros productos para vender más”, explicó.

En definitiva, el titular de la Cámara de Comercio en Clorinda confía en que su sector volverá a recuperar ingresos de manera paulatina con la reapertura del confinamiento. “Estamos relativamente bien, con algunos negocios levantando, otros con más dificultades pero irá mejorando de a poco. El consumo empezará cambiar a medida que se vayan activando otras actividades”, mencionó.