Mayans propone que Formosa tenga su propia Cámara de Apelaciones y tres juzgados penales en la provincia

El senador justicialista por Formosa explicó por qué es el momento de concretar una reforma judicial en el país.

El senador justicialista por Formosa en el Congreso de la Nación, José Mayans, explicó en el aire de La Mañana en Vivo por qué este año es el momento oportuno para concretar una reforma judicial en el país. Habló de las posibilidades que Formosa cuente con su propia Cámara de Apelaciones. Aseguró que el proyecto no busca encubrir a funcionarios oficialistas investigados por corrupción. Y adelantó que la provincia podrá sumar más juzgados penales “especializados”.

En relación al proyecto de reforma judicial que está en tratamiento y que ayer recibió una masiva manifestación en contra en distintos puntos del país, Mayans aclaró: “No habla ni busca cambiar la Corte Suprema ni la constitución del Consejo de la Magistratura. Se trata de un consejo de asesores que está buscando consenso para mejorar el servicio de justicia, que hoy está desprestigiada.

Lo que está en tratamiento es la justicia federal, a través de sus cámaras de apelaciones y la nacional, que como todos sabemos tiene asiento en Capital Federal. Nuestro reclamo es que todas las provincias de la Argentina tengan sus cámaras de apelaciones, con el objetivo de federalizar y agilizar las investigaciones de delitos complejos”, explicó.

En este sentido, el criterio que persigue la reforma es “separar la acción penal de los juzgados federales que tienen modalidad de multifueros”. En definitiva, lo que se busca es tener un “fuero especializado en área penal, para abocarse especialmente a causas de contrabando, narcotráfico, corrupción, lavado de dinero, delitos organizados, que reclama o exige un tratamiento distinto”, refirió el funcionario.

Con respecto a Formosa, Mayans anticipó: “Trabajamos para que Clorinda tenga un juzgado penal y un juzgado multifueros; mientras que en Formosa capital se logre dos juzgados penales y dos multifueros, con el agregado de una cámara de apelaciones, que hoy está en Resistencia la más cercana”.

De esta manera, el senador nacional aseguró que el servicio de justicia tendrá un perfil federal y transparente.

“Este es el momento de hacer el cambio. Llegó la oportunidad de concretar una reforma que de un vuelco del sistema inquisitivo al acusatorio, en donde los fiscales lleven la instrucción y los jueces actúen de garantías”, precisó.