De Vido sostuvo que está próxima la llegada del agua dulce a la represa de Pirané

El programa provincial de manejo de los recursos hídricos de los desbordes del río Pilcomayo, a través de un sistema de canales y la obra hidrovial sobre la ruta provincial Nº 28, permite mitigar los efectos de la sequía histórica en la región y abastecer con agua dulce a las localidades ubicadas sobre la ruta 81.

En ese marco, se estima que el agua dulce llegaría en los próximos días a la represa de la localidad de Pirané.

Al respecto, el administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, el ingeniero Fernando De Vido, indicó en declaraciones a AGENFOR que este martes 4, a las 13.15 horas, se realizó la apertura de la alcantarilla ubicada sobre la ruta provincial Nº 23, a la altura de Palo Santo, “dando así inicio a la última etapa de canalización que permitirá que en los próximos días llegue el agua a los reservorios de la planta potabilizadora de la localidad de Pirané”.

Hizo notar que en la región se vive una crisis hídrica, donde desde mediados de la primavera del año pasado no se registran lluvias en la zona este y centro de la provincia. “Con lo cual la planificación y materialización de las obras hídricas están permitiendo poder resolver el suministro de agua dulce a las localidades sobre la ruta 81”, sostuvo.

En ese marco, estimó que en los próximos días “las aguas del río Pilcomayo se comenzarán a verter en la represa de Pirané”, poniendo de relieve que “por decisión del gobernador Gildo Insfrán, los organismos del Estado en la órbita del ministerio de Planificación y otras áreas, vienen trabajando buscando soluciones para la gente ante la sequía histórica que se vive”.

No obstante, recordó la lucha que encaró el primer mandatario provincial al momento de impulsar la obra hidrovial, estratégica en el manejo de los recursos hídricos. “Cuando se comenzó a llevar adelante las obra hidrovial hubo sectores políticos de la oposición que con egoísmo e ignorancia, y una actitud de soberbia impedían que la misma se realizara, aun sabiendo de la importancia que tenía. Sin embargo, el esfuerzo del Gobernador hizo posible sortear los obstáculos y mediante la búsqueda de diferentes formas de financiamiento se concretó el sistema hídrico con el que hoy cuenta la provincia al norte de la ruta 81”, reseñó.

Por su parte, De Vido, apuntó que las acciones para el manejo de los recursos hídricos es un trabajo que se lleva adelante todo el año. “En el Oeste, en el límite con la provincia de Salta y hacia el Norte, donde finaliza el río Pilcomayo hasta el Este”, además, sumó la reactivación de los riachos: El Porteño y He-He. “Todas obras que permiten  otro horizonte para nuestros pobladores urbanos en el interior, pero fundamentalmente para la población rural y productiva de la provincia”, especificó.

“Son más 800 km. de canales y de cauces que se han reactivado para que en cierta época del año, cuando las condiciones naturales lo permiten, junto a la gestión y administración hecha por la Provincia, este a disposición de nuestros comprovincianos de las localidades del interior, siendo el aporte político del modelo formoseño en pos del crecimiento con inclusión e igualdad de condiciones”, resumió.

Más obras

Además de referirse a la apertura del último tramo del canal que va desde Palo Santo hasta la represa de la localidad de Pirané, el ingeniero De Vido, titular de la DPV, contó sobre otras obras que se están ejecutando en esa zona.

En ese sentido, detalló que en Pirané se están reconstruyendo distintos caminos vecinales en zonas de áreas rurales productivas. Asimismo, sobre la ruta provincial Nº 3 se encuentran realizando tareas de repavimentación desde El Colorado hasta el cruce con la Ruta 81. Y finalmente, en la localidad de Palo Santo, obras de pavimento urbano se encuentran en la etapa final, todas acciones que se ejecutan con fondos provinciales.